viernes, 6 de mayo de 2011

Convulsiones febriles

Nos hemos llevado un buen susto.
Anoche estábamos en la cama Pirata, papá y yo, jugueteando tranquilamente antes de ir a dormir. Pirata con fiebre, no demasiada, pero de cara a la noche habíamos decidido darle un antitérmico. Según se lo dí se quedó rígida, con la mirada perdida y empezó a ponerse un poco morada.
Pánico, no se como describir lo que sentí en ese momento, no sabía que hacer pero sabía que debía reaccionar con rapidez. Ver que mueves a tu hija, que la llamas, que la acaricias y que no responde es angustioso.
Llamada a la iaia que vive unos pisos más abajo y al 112. La iaia voló, en segundos estaba en casa. La llamada a emergencias se me hizo eterna, 5:08 minutos, me dijeron que la desnudara y la envolviera en una toalla humedecida con agua templada. Que me tranquilizara, que estaban en camino.

Nuestra pequeña seguía ida, sin reaccionar, sin mirarnos. Tras mojaría repetidas veces empezaba a reaccionar: tenía fuerza en las manos y la boca, se aferraba fuerte a nosotros, mordía el dedo de la iaia, y comenzó a tiritar.
Por fin los medicos, los quince minutos que tardaron en entrar por la puerta de mi casa fueron los más largos de mi vida: nunca había tenido un cuarto de hora del que fuera tan consciente segundo a segundo.
Empezarón a preguntar los detalles del suceso, muy difícil explicar lo sucedido de forma coherente, suerte que ellos sabían que preguntar. Nos tranquilizaron y explicaron que aquello había terminado, que se estaba recuperando. Por ser la primera crisis nos trasladaban al hospital, para estar en observación.
Observación un par de horas y peque volviendo a ser ella. Todo normal. Para casa.

Todavía tengo los nervios desquiciados y los sentimientos a flor de piel. 
Solo quiero dar las gracias: a Dios porque mi niña está bien, a mi marido por estar a mi lado y por su reacción, a mi madre por tener siempre la respuesta, a mi hermana y mi cuñado por ser el apoyo necesario en el momento justo, a los médicos y personal sanitario por su trabajo y su capacidad de empatía, y a nuestro ángel de la guarda particular.

Ya explicaré en qué consisten las convulsiones y cuales son los pasos a seguir, pero ahora seguimos controlando la fiebre de Pirata y estamos cansados. Lo dejo para otro día.

14 comentarios:

Carol dijo...

Ostras Marta, qué susto!! Me alegro de que finalmente se quedara en eso y nada más. Espero que Pirata se mejore pronto. Un besazo!!

Marta dijo...

Gracias por el comentario. Sí, el susto de nuestra vida. Ya va todo bien, ahora a pensar que no se repetirá.

Anónimo dijo...

Mañana llolaré, aun no he podido hacerlo, mi niña se moría, con ella en brazos sin saber que hacer o no hacer. Impotencia y desesperación, mi hija dolorida y mi yerno vacio por dentro, los dos supieron que hacer (mis nietas tienen unos padres geniales) Hoy hemos celebrado mi cumpleaños y yo recibí con antelación mi regalo: tengo a mi nieta en casa y está bien. Gracias Dios. iaia

Anónimo dijo...

Marta, no si sabre enviar esto, pero como sigo tu blog todos los dias, al leer lo que ha pasado con la peque, me he asustado mucho, de todas formas ya he hablado con tu madre y me he quedado mas tranquila, menudo susto, pero aunque todavia estoy sin reaccionar, ya paso todo. besos de la tieta y todos los de Tarragona, os queremos mucho.

Marta dijo...

Tieta, ¿Has visto que no es tan complicado? Gracias a todos y muchos besos. Ya ha pasado el susto.

Marta dijo...

A ti mamá, como siempre, solo una cosa: GRACIAS

Anónimo dijo...

Acabo de enterarme y se lo he contado a Silvia. Nos hemos asustado mucho. Ahora todo ha pasado y como tu, nosotras, y todos los tuyos de Tgna, también damos gracias al de arriba y a ese ángel tan especial que tenemos todos y que quisimos tanto mientras estuvo con nosotros. Un beso enorme cariño. Eva y Silvia(:

Marta dijo...

Gracias familia, mucho susto pero ya pasó. Ahora toca relajarse un poco. Besitos

tersina dijo...

Vaya susto!!!!......un abrazo!!!

Anónimo dijo...

hola muchachos
al conocer loa hechos no he podido de recordar lo que nosotros,vuestra tia ana mari y yo pasamos hace unos 29 años con la mayor,en el momento era muy pequeñita, tenia meses y pasamos la peor noche de nuestras vidas, la pequeña se quedó tambien pasada despues de tomar un biberon, se quedó morada en mis brazos sin saber que hacer y a pie, sin coche, con la niña en brazos corriendo por las calles de Tarragona fuimos de un hospital a otro, empezando por una privada de la que eramos socios y acabando en la seguridad social. No la querian atender, diagnosticaban meningitis y no podian dejar que contagiara a los pequeños de la clinica, afortunadamente un médico de la SS la hospitalizó aquella fatídica noche y despues de varais horas diagnosticó que el problema venia de haber ingerido leche via conducto respiratorio por lo que se le fue la leche a los pulmones, de ahi vino el quedarse morada y despúes blanca transparente, afortunadamente com es obvio todo se superó y el médico abroncor a los que diagnosticaron tan erroneamente, jamás lo hemos olvidado, por esto entiendo, comprendo y me duele vuestro susto y sufrimiento, afortunadament todo se supera. Animos, esperamos vernos pronto besos para todos
Tio T.

Marta dijo...

Tío, vosotros de todo esto sabéis un rato, y ahora tenéis el resultado en vuestros hijos y sus "consecuencias". Muchas gracias por preocupados y compartir el susto con nosotros.

Marta dijo...

Tersina, gracias por el comentario. Un susto enorme pero ya va pasando

Albertina dijo...

Ay, pobre, menudo susto!!!

Ufff es que no me lo quiero ni imaginar...

Un besote

Marta dijo...

Mejor no lo imagines Albertina, fue horrible, pero ya pasó. Gracias